Skip to main content

El senderismo por los Picos de Europa, culmina la temporada

El Club de Montaña La Silleta organizó esta actividad que se desarrolló entre el 16 y el 21 de julio

 

 

 

 

 

 

 

 

El

club de Montaña La Silleta de Padul ha organizado entre el 16 al 21

de Julio la actividad final del periodo estival viajando a los Picos

de Europa de Asturias y Castilla León. Esta actividad que está

incluida en el programa de senderismo del Ayuntamiento de Padul

pretende continuar con la excelente experiencia del año pasado en

los Pirineos de Huesca cuando se visitó el parque nacional de

Ordesa, el Anayet y el camino de Santiago aragonés.


Más

de 50 socios de este club disfrutaron de los encantos de este espacio

natural que fue declarado en 1918 primer parque nacional de nuestro

país. La Unesco catalogó en 2003 a las montañas de Covadonga como

reserva de la biosfera. Se ha elegido en esta ocasión un alojamiento

en régimen de apartahotel que goza de la Q de excelencia turística

denominado Camin de Pelayo, ubicado en el camino real de las

peregrinaciones a Covadonga, enclave privilegiado de la ribera del

Sella y en las cercanías del parador Nacional de Cangas de Onís.


Entre

el 16 al 21 de este mes se desarrolló un completo programa centrado

en el montañismo, cultura, gastronomía, senderismo y naturaleza en

estado puro que deja un recuerdo inolvidable en los 53 socios del

C.M. La Silleta viviendo bastantes sensaciones placenteras que solo

se encuentran en espacios tan privilegiados como estos.


Así sucedió con la

subida al Naranjo de Bulnes, al Mirador de Ordiales en los lagos de

Covadonga, la senda del río Cares, el desfiladero de las Xanas o la

vía verde de la senda del Oso. La oportunidad de andar por el camino

de Santiago a su paso por León donde se visitó el hospital de San

Marcos, la colegiata de San Isidoro o las vidrieras de la catedral

de León. Los sitios históricos del monasterio de Covadonga con la

tumba de Don Pelayo, el puente romano de Cangas de Onis o la iglesia

románica de Villanueva (s. IX). Y no se desaprovechó la ocasión

para deleitarse con algunas señas de identidad asturianas como el

descenso en canoa por el río Sella, el placer gastronómico de la

fabada, el queso de Cabrales o la sidra escanciada al estilo

asturiano. La climatología fue excelente con temperaturas apacibles

en torno a los 22 º y con algunas lluvias suaves y sosegadas.


En

opinión de todos los asistentes se han descubierto unas montañas a

las que hay que volver a disfrutar de ellas siendo conscientes de

haber vivido otra bella escapada montañera con el programa municipal

de Senderismo de Padul siendo organizado por el Club de Montaña La

Silleta cuando solo se han cumplido siete meses desde su fundación.

CLUB MONTAÑA LA SILLETA




 

NULL